Nuestra sopa miso paso a paso

Como cada martes tenemos un clásico de la comida Japonesa, la Sopa Miso, pero hasta ahora no nos habíamos parado a explicar que es realmente y porque es tan beneficiosa. En Japón se come con casi todas las comidas y es que sus propiedades no son para menos.  Sus principal ingrediente es  el miso que  le da nombre. Se obtiene de la fermentación de la soja con algún cereal y es que de igual manera que en Occidente se fermenta la leche para obtener yogur o queso, en oriente se fermentan las semillas de soja para obtener el miso.

Entre sus propiedades destacamos su contenido en proteínas que duplica al del pescado o la carne y que es once veces superior al de la leche además de contener carbohidratos naturales, vitaminas, minerales y aminoácidos.

Miso-recetaEl miso es beneficioso para el organismo ya que aporta energía, regenera y conserva la flora intestinal, nutre la piel y el cabello y ayuda a disolver el colesterol gracias a la lecitina que contiene.

Hay distintas variedades de miso entre las que destacamos:

El Mugi miso compuesto por soja y cebada. No es apto para intolerantes al gluten.

El Genmai miso. Esta variedad se prepara a partir de soja y arroz integral.

El Shiro Miso. Se elabora, al igual que el anterior, a partir de soja y arroz, la única diferencia es que el arroz utilizado no es integral por lo que tiene una tonalidad más clara, de ahí que se le conozca también como Miso Blanco.

El Hatcho miso es nuestro favorito y el que solemos usar para elaborar nuestra sopa cada martes. Se trata además de la variedad más pura ya que se elabora únicamente a partir de soja. Su sabor es el más intenso y tiene a su vez el contenido proteico más elevado de todos!

 

 

Dicho esto, os damos algunas claves para que podáis elaborar vuestra propia sopa miso “beGreen” en casa.

  1. Elige 3 verduras, nosotros te recomendamos usar puerro, zanahoria y daikon. Córtalas en pequeños dados de unos 3mm. Mientras, pon a remojo las algas wakame para que se hidraten.
  2. Sofríelas con un poco de aceite de sésamo y si no tienes usa aceite de oliva.
  3. Añade el agua justa para las raciones que quieras preparar (aproximadamente 250ml o 300ml por ración) y déjalo hervir unos minutos. ¡Las verduras es mejor que estén al dente!
  4. Por otro lado diluyes un poco del caldo con una cucharada de miso. Aproximadamente una cucharada de miso por ración.
  5. Para terminar, añades al caldo un par de cucharadas de salsa de soja por ración y el alga wakame previamente hidratada y cortada en tiras.
  6. .. ¡a disfrutar!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies